Jorge Norambuena Cárcamo

Cifan se transformó en mi segundo hogar

Jorge Norambuena

Jorge Norambuena Cárcamo
17 años- Clarinete

Desde que se puso en marcha el programa de orquesta en 2002, el Centro Integral Familia Niño se ha transformado en el objeto de atención de cientos de miradas. Al principio fueron sólo 12 músicos los que iniciaron la aventura y con el paso del tiempo nuevos talentos se han formado al interior de la casa de calle Ramón Tapia en la población Yáñez Zavala. En octubre de 2005, Jorge Norambuena también sintió el llamado de la orquesta y pasó a engrosar sus filas al mando  del clarinete. El joven músico de sólo 17 años participó en una audición cuando cursaba enseñanza básica en la Escuela Franciay como reconoce “había escuchado hablar del Cifan, pero no tenía idea de que se trataba, mucho menos sabía lo que era un clarinete o como funcionaba una orquesta”. Sin embargo, al poco tiempo todo comenzó a cambiar ya que más que a aprender, Jorge había ingresado al Cifan para ser parte de una gran familia. Pero como muchos de sus compañeros, llegó a la fundación sin tener muchos conocimientos sobre su funcionamiento u objetivos. “Es curioso, pero cuando uno entra al Cifan se ve como algo pequeño, no pensaba que se podían logran grandes cosas acá, sin embargo me cambió la vida y se transformó en mi segundo hogar”, explica.

Tras sortear con suerte las audiciones de rigor al nuevo talento le tomo sólo tres meses ganarse un cupo entre los músicos con conocimientos más avanzados. Para Jorge Norambuena, lo mejor de toda esta experiencia es que “te vuelves parte de la música, ya no sólo la escuchas, también la interpretas, te expresas a través del instrumento y eso lleva un sello distintivo de cada persona”. El joven músico también explica que del Cifan “sólo sabía que era un lugar donde se trabaja con niños en riesgo social y eso también me llamó la atención, ya que de alguna forma yo también podía conocer otras realidades y tal vez ayudar a quienes tienen problemas”.

En la vida de Jorge, el clarinete tiene dedicación exclusiva y gran parte de los conocimientos adquiridos se los debe a sus profesores Cirilo Flores (integrante de la banda del regimiento de Valdivia) y Álvaro Céspedes (director de la big band de Talca). Asimismo, en su corta pero intensa carrera musical reconoce a sus padres Gloria Cárcamo y Jorge Víctor Norambuena, como los pilares fundamentales y respaldo para seguir  adelante  con  su  compromiso  orquestal.

En 2009  Jorge seguirá sus estudios media en al Liceo Los Avellanos y auque aún restan algunos años para tomar decisiones concretas, ya sabe lo que puede construir como futuro junto con su clarinete: “todo lo que venga en relacionado con la música. Cuando sea mayor de edad me gustaría ser profesor de clarinete y un buen ejemplo para mi hermano menor Cristóbal Ignacio y para los nuevos músicos que seguirán ingresando a la orquesta”.

Y como sabiendo que el futuro recién comienza a rescribirse, Jorge sigue sumando experiencia. Además de decenas de conciertos, también cuenta entre sus antecedentes el haber participado en los Campamentos Musicales Marqués de Mancera celebrados en 2006, 2008 y 2009.

Y como sabiendo que el futuro reci escribirse, Jorge sigue sumando expe de decenas de conciertos, también c antecedentes el haber participado en los Musicales Marqués de Mancera cele 2008 y 2009.

Texto extraído del libro: “Sueños que se vuelven música” de Daniel Navarrete y  Daniel Carrillo. Valdivia. 2009.

  • Publicado el 5 de julio de 2011